Noche de verano, calor y ganas de disfrutar. Con este ambiente se presentaron el Real Madrid y su afición a un Trofeo Santiago Bernabéu que reeditó la primera final de la Copa de Europa que logró alzar el conjunto merengue ante el Stade de Reims. Sergio Ramos y Marcelo, como capitanes y maestros de ceremonias, brindaron al público tanto la “Undécima” como la Supercopa de Europa, lograda la semana pasada ante el Sevilla.

Tras la celebración, dos históricos como Raymond Kopa y Paco Gento realizaron el saque de honor de un choque en el que Zidane se decantó por colocar como titulares a James, Morata, Asensio, Kroos y un Gareth Bale que, al igual que el centrocampista alemán, regresaba después de su lesión. Reparto de minutos y protagonismo en una alineación en la que sin duda el técnico francés no quiso mostrar sus cartas de cara al debut liguero ante la Real Sociedad.

 

Un gol de Kyei y otro del canterano Mariano, muy celebrado en la grada, pusieron broche al último test antes de que arranque LaLiga. El Trofeo Bernabéu se queda en casa, y ya toca empezar a pensar en la Real Sociedad…