Las ausencias de Keylor y Cristiano les abren las puertas. Zidane trabajó ayer en Montreal con Morata y Benzema juntos en la punta. Zidane tendrá que jugarse el primer título, la Supercopa, sin dos de sus jugadores más decisivos la campaña pasada, Keylor y Cristiano. Pero no tiene dudas sobre los recambios: tirará de Casilla y Morata.

El técnico galo ya está trabajando con ellos en Montreal en ambos lados del campo. Luis Llopis, preparador de porteros, tiene la orden de tener engrasado al guardameta catalán para el 9 de agosto y una vez que acaba con la rutina individual de Keylor, muy cuidadosa para no hacer peligrar el tendón de Aquiles operado, se lanza a ‘exprimir’ a Casilla.

 

La presencia de Casilla y Morata en dos puestos tan sensibles como la portería y el ataque no serán los únicos cambios de Zidane para la Supercopa con respecto a su once de gala de la 2015-16. Con Bale apenas empezando la pretemporada (se incorpora el día 31, ya en Nueva York), Lucas Vázquez, que ha empezado la pretemporada a todo gas, irá a la banda derecha. Kroos no llegará tampoco por lo que entrará previsiblemente Isco. En el centro de la defensa será la oportunidad de Varane ya que Pepe también andará corto de preparación.