El Atlético de Madrid fue derrotado por el Melbourne Victory (1-0) en el final de su gira australiana, en un partido desequilibrado por un gol de los australianos a balón parado en el que tuvieron minutos los jugadores del Atlético que estuvieron cedidos la temporada pasada y varios canteranos.

El tanto justo antes del descanso del defensor australiano Nick Ansell, de cabeza a un saque de falta lateral, fue el único de un partido en el que al Atlético le faltó control en el centro del campo y continuidad en su juego, pero que dejó buenos detalles en ataque del senegalés Amath, del juvenil Juan Moreno o del lateral izquierdo francés Theo Hernández, hermano del central Lucas que también fue titular hoy.

 

El Atlético presentó un once en el que solo repitieron dos futbolistas respecto al partido del viernes, el guardameta esloveno Jan Oblak y el mediocentro portugués Tiago Mendes, al que Simeone quiere dar minutos después de sus cinco meses de inactividad de la temporada pasada. Junto a ellos, canteranos, jugadores regresados de cesión y el colombiano Santos Borré, firmado en enero, como delantero.